SE ACABÓ LA NAVIDAD.Y AHORA QUÉ? Recuperando los buenos hábitos

By January 4, 2014Uncategorized

Las fiestas que se celebran con comidas y cenas en las que se suele hacer largas sobremesas incitan a seguir comiendo durante horas. Es parte de nuestra cultura. La navidad es un ejemplo muy claro.

Es verdad que se comen alimentos calóricos (un trozo de turrón- 250-350 calorías, un polvorón 250-350, vino y bebidas alcohólicas, aperitivo, primer y segundo plato, postre, repostre…). Ver este tipo de alimentos mientras se está sentado da pie a seguir comiendo muchas más calorías de las que debiéramos. Por suerte para nuestra la salud, la Navidad dura solo unos días.

Las fiestas ya han pasado con más o menos excesos culinarios. Algun@s vienen con 2-3kg de más, otr@s con algo menos de un kg y algun@s están como estaban. Y ahora qué? Pues ahora nada!

No vale dejar de comer. Beber caldo todo el día. Hacer la dieta de la alcachofa, la de la luna llena, la proteica, cenar solo fruta, comer ensaladas todo el día, saltarse el desayuno. No vale hacer dietas raras. No sirve para nada.

Hacer la comida de navidad no va a arruinar la dieta ni la salud para siempre. No hace falta hacer una dieta perfecta para llevar una buena alimentación. Si te pasas y comes más de la cuenta, el cuerpo compensa de manera natural (siempre que escuches a tu cuerpo, al hambre real que tiene, a las señales de saciedad.. No a si te “apetece” comer más o menos). En vez de luchar contra las comidas en los días de fiesta, es mejor tomar atención a los hábitos diarios y a como escogemos lo que comemos. Si estás en una fiesta y van pasando comida que en teoría “no tocaría comer” y vas diciendo que no a todo, al llegar a casa comerás el doble de lo que hubieras comido en la fiesta. No hay que castigarse. No sirve de nada

Nunca he entendido por qué la gente hace dieta antes de casarse, antes de un crucero, antes de vacaciones y cuando ha pasado la boda o las vacaciones se vuelven a engordar 5 o 10kg, hasta que llega otro crucero, otra boda. Estamos hablando de salud??

DESPUÉS DE LA FIESTA, LO QUE SE RECOMIENDA ES:

Comer equilibrado. Cambiar o volver a los buenos hábitos, Hacer ejercicio, beber agua (no hace falta beber 3 litros), controlar el alcohol y las grasas (como hábito saludable), comer fruta, verdura, etc.

Tener horarios regulares, volver al entrenamiento habitual, no castigarse, no estar un mes sin probar el chocolate o pasar semanas sin quedar con los amigos. Hacer “dieta” durante un mes para luego volver a comer mal o desequilibrado, no sirve para nada.

Es recomendable escoger alimentos según su densidad nutricional; verdura, fruta, lácteos bajos en grasa, carne magra, pescados, harinas y cereales integrales. El estómago no sabe contar calorías, cuenta volumen. Por lo tanto, cuanto más volumen tenga lo que comas, más te saciará (a corto término). Te llena más una ensalada que un trozo de queso a corto término, al cabo de un rato, si la dieta no está equilibrada y comes menos de lo que necesitas, tendrás hambre.

Decántate por los alimentos frescos, mejor picar un plátano, pera, manzana o naranja, tomates, que una bolsa de patatas fritas, queso, embutidos o un snack de chocolate.

Es decir, intentar que la calidad de lo que comemos sea la adecuada, sin dejar de lado todo lo que te gusta, los caprichos, que de vez en cuando deben estar en la dieta, con el fin de evitar los atracones esporádicos cuando estés enfadad@, triste, de mal humor, etc.

HAMBRIENT@ TODO EL DIA?

Si se tiene hambre todo el día es porque se necesita más energía. El hambre es un aviso de que se necesita más energía, más calorías. Los deportistas que sienten hambre es porque el cuerpo está hambriento y no han comido lo suficiente para suplir las necesidades. (es importante saber diferenciar hambre de ansiedad o “gula”).

Tener hambre es absurdo, no sirve para nada y no se consegue nada.

Se cree que si te saltas el desayuno y la media mañana y solo tomas un café, será mejor para perder peso, sin embargo, se ha visto que los que se saltan el desayuno tienen más tendencia a engordar, porque llevará a comer más cantidad, picar durante la tarde o a cenar demasiado.

Es más fácil controlar el peso si aportamos al cuerpo la energía necesaria repartida durante el día, sintiéndonos saciados y satisfechos. Repartir la ingesta calórica durante todo el día y no solo en una o dos comidas.

Por lo tanto después de las fiestas hay que volver (si se habían dejado) a los buenos hábitos, a los entrenamientos, a retomar el ejercicio diario o casi diario, a escuchar al cuerpo y a seguir unas pautas sanas y equilibradas de comida:

– Hacer un buen desayuno a base de fruta, cereales, yogur..

– Tomar algo a media mañana y media tarde.

– No olvidar las legumbres, la pasta y el arroz al mediodía. Así como ensaladas, verduras, carne magra o pescado y fruta

– Durante la cena, pescado con verduras o ensaladas o alguna sopa o crema, y fruta o yogur como postre.

– Beber agua, dormir 7-8 horas y continuar con el entrenamiento.

Con estas pautas, recuperaremos el peso deseado.

Feliz año a todos! 🙂