COMPENSANDO LA DIETA TRAS LOS EXCESOS

By February 3, 2012Alimentación, Dieta, Nutrición

Las fiestas con comidas y cenas en las que se suele hacer largas sobremesas, incitan a seguir comiendo durante horas. Es parte de nuestra cultura. La navidad es un ejemplo muy claro.

Es verdad que se comen alimentos calóricos (un trozo de turrón- 250-350 calorías, un polvorón 250-350, vino y bebidas alcohólicas, aperitivo, primer y segundo plato, postre, repostre…). Y por suerte, no suele ser algo normal en nuestra dieta diaria.

Las fiestas navideñas ya han pasado. Con más o menos excesos culinarios. Y ahora qué? Pues ahora nada!

No vale dejar de comer. Beber caldo todo el día. Hacer la dieta de la alcachofa. Cenar fruta. Comer ensaladas todo el día. Saltarse el desayuno. Hacer dietas raras. No sirve de nada.

 

Hacer la comida de navidad, celebrar un cumpleaños, irse de fiesta.. no va a arruinar la dieta ni la salud para siempre. No hace falta hacer una dieta perfecta para hacer una buena dieta. Si te pasas y comes más de la cuenta, el cuerpo compensa de manera natural (si escuchas a tu cuerpo, al hambre real que tiene, y a las señales de saciedad. No si te apetece comer más o menos)

En vez de luchar contra las comidas en los días de fiesta, es mejor tomar atención a los hábitos diarios y a como escogemos lo que comemos.

 

Nunca he entendido por qué la gente hace dieta antes de casarse. Antes de un crucero. Antes de vacaciones y cuando ha pasado la boda o las vacaciones se vuelven a engordar 5 o 10kg,  hasta que llega otro crucero, otra boda. Estamos hablando de salud??

 

 

LO QUE SI SE RECOMIENDA ES

Comer equilibrado. Cambiar o volver a los buenos hábitos. Hacer ejercicio.  Beber agua (no hace falta beber 3litros). Controlar el alcohol y las grasas (lo mismo que deberíamos hacer siempre)

Tener horarios regulares. Volver al entrenamiento habitual. No castigarse. No estar un mes sin probar el chocolate, por ejemplo.

Escoger alimentos que según su densidad nutricional; verdura, fruta, lácteos bajos en grasa, carne magra, pescados, harinas y cereales integrales.

Decantarse por los alimentos frescos, mejor picar un plátano, pera, manzana o naranja, tomates, que una bolsa de patatas fritas, o un snack de chocolate.

Mejor picar frutos secos que quesos, patatas fritas, embutidos, galletas o crackers.

Es decir, intentar que la calidad de lo que comemos sea la adecuada, sin dejar de lado los caprichos, que de vez en cuando nos los debemos permitir, evitando así, los atracones esporádicos.

Si estamos en una fiesta y nos van pasando comida que en teoría “no tocaría comerla” y vamos diciendo que no a todo, al llegar a casa nos comeremos el doble de lo que hubiéramos comido en la fiesta. No hay que castigarse. No sirve de nada

 

 

HAMBRIENTO TODO EL DIA

Si se tiene hambre todo el día, es porque se necesita más energía. El hambre es un aviso de que se necesita más energía, más calorías. los deportistas que sienten hambre es porque el cuerpo está hambriento y no han comido lo suficiente para suplir las necesidades. (es importante saber diferenciar hambre de ansiedad o gula)

Tener hambre es absurdo, no sirve para nada y no conseguimos nada.

Se cree que si se come más, por ejemplo, si se hace un desayuno y una media mañana, se tenderá a engordar más que si se toman solo un café. Sin embargo se tendrá más probabilidades de engordar si no se hace el desayuno y se va directamente a la comida. Esto llevará a picar toda la tarde o a cenar demasiado. El exceso de calorías por la noche si que hará que engordaremos con más facilidad.

Es más fácil controlar el peso si aportamos al cuerpo la energía necesaria durante el día,  sintiéndonos saciados y satisfechos. Así, es como se podrá controlar el peso, restando algunas calorías de la cena o del picoteo de la tarde. Se trata en dar toda la energía durante el día y ahorra por la noche.

 

Por lo tanto, disfrutar de las fiesta de manera razonable. Volver a los buenos hábitos, a los entrenamientos, a escuchar al cuerpo y a seguir unas pautas sanas y equilibradas de comida.

Hacer un buen desayuno a base de fruta, cereales, yogur..

Tomar algo a media mañana y media tarde.

No olvidar las legumbres, la pasta y el arroz al mediodía. Así como ensaladas, verduras, carne magra o pescado y fruta

Durante la cena, pescado con verduras o ensaladas o alguna sopa o crema, y fruta o yogur como postre.

Beber agua, dormir 7-8 horas y continuar con el entrenamiento.

Con estas pautas, recuperaremos el peso deseado.